ntegrado al paisaje de la región, después de casi 900 años de abandono, el sitio arqueológico Cañada de la Virgen aparece ante nosotros como una gran fortaleza protegida por cañadas naturales.